YO OPINO #9

EL CREYENTE IRRESPETUOSO
Y COSTUMBRISTA
por Jimena Ulloa Cruz

Domingo 4 de Agosto del 2013





Si bien es cierto, el peruano es un hombre/mujer creyente por naturaleza, una persona aferrada a los milagros y santos existentes en nuestra multitudinaria y amplia cultura y nacional que inclusive, para aquellos se consideran escépticos, les puedo asegurar existen datos estadísticos que aseveran esta afirmación como el estudio realizado por la red WIN - Gallup International, el cual posicionó a el Perú como el noveno país más creyente en el mundo luego de Kenia, con un 88% de su población convertida en cristiana y antes de Brasil con el 82% de cristianos en su haber. 

Y es que el 85% de nuestra población se aferra a la Fe Católica para ayudarse en sus vidas o tener la ferviente sensación que hay algo en que creer en este mundo realmente alicaído; sin embargo existe un pequeño detalle que se debe criticar con cierta lástima y que voy a comentarlo a continuación en el "Yo Opino" #9 de mi Desafío Literario.

Y es que cada vez que se organiza una procesión, una celebración cristiana o cualquier acontecimiento relacionado directamente a la Religión, existe un desorden absoluto que caracteriza tanto a los peruanos como el color blanco grisáceo caracterizara a las nubes del firmamento. ¿Porqué seremos los peruanos tan desorganizados, tan irrespetuosos en situaciones que debemos expresar un firme y gran respeto hacia la divinidad que se está presentando ante nosotros?


Las opiniones divergentes, que poseemos sobre los diferentes personajes existentes en nuestra cultura religiosa pueden ser muchísimas. Inclusive, me atrevo decir que a pesar de sentirme sumamente orgullosa de nuestro noveno lugar en el ránking mundial de países con un espíritu cercano a Dios pese a que nuestros altos índices de delincuencia y violencia, son indicadores de lo contrario, no me sentiría completa al no saber, que entre nosotros existe también un significativo número de personas dedicadas a practicar y ejercer otras religiones, y muchas otras más que no sienten emoción por nada, no sienten fe por nadie y son simplemente ateos o agnósticos, si queremos llamarlos de manera relativamente "elegante". A todas estas personas se les debe un respeto, es eso lo que precisamente nos humaniza y nos hace una sociedad tolerable.

Sin embargo;  creo odiar tener que pensar que son precisamente estas personas quiénes se acercan fervorosamente a acontecimientos tan hermosos como el acercamiento de los fieles a las representaciones de nuestros máximos exponentes en la Religión y que son símbolos no sólo de la Fe fuertemente arraigada en corazones peruanos, sino representantes de este poderoso movimiento, el mayor de todos creo es, en el mundo entero.



Es inaceptable, como algunos expresan su amor a Dios hoy en día. Y es que hace ya mucho tiempo el filósofo controversial por sus frases, a mi parecer acertadas; Friedrich Wilhelm Nietzsche; vaticinó que el mundo sería en un futuro un caos y personas sin sentido común y estúpidas, estarían a cargo de su curso por el tiempo. No me cabe la menor duda que este tipo de predicción se ha vuelto realidad y se hace cada día más visible, en especial en momentos de acercamiento a Dios.

La fe se ha vuelto costumbre, se ha convertido en ese procedimiento que muchas personas penosamente deben realizar todos los años  a duras penas, porque es "tradición familiar", porque es necesario hacerlo y porque si no se lleva a cabo serán o mal vistos por la sociedad o castigados por los familiares o expatriados del plan de salvación del poderoso. Este es un terrible y feo hábito impuesto en muchos peruanos, que felizmente tiene tratamiento. Y es que a ti cristiano, católico, evangélico o ateo que estás leyendo este artículo de opinión; debo aclararte que la religión no se impone como la Literatura, se construye y se alimenta día a día y  es algo que al igual que el sentimiento más sublime del mundo: el amor; debe nacer del corazón de cada persona.

Y es que; si bien es cierto, la fe enceguece, no podemos dejar que la desesperación por hacer que nuestros pedidos sean escuchados nos aliente a iniciarnos en la desorganización y el desorden. Mucha más impotencia, uno siente cuando son personas mayores de edad, las que tienen un "real" deseo de estar junto a Dios. Y enfatizo la palabra "real" porque creo que la Religión no debe imponerse y debe ser un sentimiento propio de aquellos que realmente aman a Dios. Muchas veces he visto personas en la Iglesia dormidas, que no desean estar ahí, que simplemente este tema tan emocionante de estar cerca a uno de los representantes del Catolicismo, no les importa. 


Y me atrevo a decir, que son estas personas las que precisamente originan el caos en peregrinaciones como el de la Virgencita de la Puerta o el Señor de los Milagros; porque aún quiero tener la fe de creer que un verdadero creyente no es capaz de tener este tipo de comportamientos en la casa de Dios.

Sería una lástima descubrir lo contrario, ¿cierto?

¡Nos vemos con la próxima reflexión o "Yo Opino", en el siguiente Domingo! 

¿Tu que opinas?

4 comentarios:

Piero dijo...

Hola!, he leído tu yo-opino-#9. Comparto tu opinión en gran parte, incluso yo mismo considero que el pertenecer a una congregación religiosa te hace un mejor ser humano o hace que te esfuerces día a día en serlo, no obstante para mi desilusión he recibido opiniones de personas "religiosas" que discrepan en ello, es decir, el que pertenezcas a una religión no implica que seas una mejor persona, esa sola opinión de un creyente me resulta totalmente incoherente...esto puede tener relación con la desorganización y desorden que presenciaste... definitivamente todo radica en la educación que uno ha recibido en casa para comportarse de tal o cual manera independientemente de la consigna religiosa...saludos!!

Piero dijo...

Hola!, he leído tu Yo-Opino-#9, y buen, es una lástima lo que pasa en la sociedad. Creo yo que el problema de lo que comentas se debe a una progresiva pérdida de valores en nuestra sociedad independientemente de la consigna religiosa, cada vez el mundo exterior con sus crímenes, pobreza, desigualdad socioeconómica, corrupción, nos lleva a quebrantar nuestros principios por alcanzar alguna necesidad...lo malo de esto es que este hábito creo que se ha hecho costumbre en nuestro país en su mayoría lo conlleva a que se "vea normal" este tipo de acciones como el que comentas... comparto en gran parte tu opinión...saludos!!

Jimena Ulloa Cruz dijo...

Piero quizás tenga razón en que me dejé llevar por la impresión que tuve sobre la desorganización en el Catolicismo, pero no vas a negar que hoy en día mucha gente no sabe como rezar siquiera en una Iglesia. Saludos igualmente :)

Carlos T dijo...

Hola Jime

Buen día. He leído con atención tu: Yo Opino. Siento que la redacción no es clara, perdón por mi apreciación.

Comenzaré por el tema del afiche, de alguien que está rezando y la glosa que acompaña dice: "El ateo quiere mejorar, el católico le pide a Dios que lo mejore"... la Fe, es la opción de ejecer mi praxis de acción transformadora, teniendo a Dios como referencia. No es que el creyente esté sentado, a esperar que las cosas se arreglen por si solas: A Dios rogando, y con el mazo dando.

Si hay manifestaciones de Fe, que lleven a la inmovilidad, pues esa Fe, es la que Marx llamó: El Opio del Pueblo.

Sobre el desorden o caos en las manifestaciones de Fe, pues yo señalaría a los organizadores. En celebraciones donde hay mucho público, pues es necesario tomar las precauciones que eviten los accidentes por ejemplo.

Por ahora me quedo aquí. esperaría su respuesta o comentario y me animaré a seguir participando.

Saludos Jime

Carlos el baterillero



ShareThis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Desafío Literario © 2011 | Designed by Ibu Hamil, in collaboration with Uncharted 3 News, MW3 Clans and Black Ops